¿CÓMO FUE LA EXPERIENCIA DE REALIZAR UN PROTOCOLO FAMILIAR?

 

Cristian Bolomey Foto

“El protocolo, para nosotros fue un paso muy importante, ya que una vez que comprendimos la importancia del proyecto, lo pudimos encarar con compromiso y responsabilidad aunque siempre avanzando con timidez y expectantes de los resultados. De a poco todos nos fuimos abriendo y el entusiasmo aumentó en la misma medida, y de pronto, nos estábamos poniendo a hablar sobre cosas que nunca se habían planteado anteriormente. Eso fue muy satisfactorio.

El mayor beneficio fue haber debatido con total libertad y respeto entre todos los familiares.

Es reconfortante saber que ante un conflicto, hay algo escrito que se estableció de común acuerdo y asumimos respetar todos los socios.

Realizar un Protocolo Familiar, ayudará a las generaciones entrantes a poder desarrollar el negocio en orden con un lineamiento acorde al bienestar de la Familia y los trabajadores de la Compañía”.

Cristian Bolomey Ordenes – Socio Gerente Bolomey Repuestos

 

Marta Bolomey Foto 1

“Como empresa familiar fue un gran acierto el haber contratado los servicios del profesor Sr. Oscar Aguilar para desarrollar  nuestro Protocolo Familiar, su apoyo, experiencia y profesionalismo nos permitió conocer nuevas fuentes de valores   a todo nivel, tanto éticas como administrativas , lo que permitirá en el futuro regular, normar y continuar con el código de conducta de la Familia, respetando y reforzando la unidad y consenso, valores y  principios que quedaron plasmados en este documento  y especialmente en los nuevos integrantes que sucederán a la Compañía.

La transición de una generación a otra no es fácil, se necesita el apoyo de un profesional externo que la guíe, con el fin de   generar unidad entre Empresa y Familia, permitiendo que la visión y misión de los fundadores continúe en el tiempo en un desafío constante.

Las reuniones dirigidas por el profesor Aguilar fueron muy educativas, alegres y optimistas, vivimos una gran experiencia logrando con éxito nuestro objetivo. Gracias”.

Marta Bolomey Álvarez – Socia Gerente Bolomey Repuestos

 

Sebastian Clericus Foto

“Más que un texto, así podría definir estos 6 meses de a veces agotador trabajo, pero hay que valorar el proceso completo, muchas veces el ajetreo diario, las tareas y deberes no nos permiten compartir más allá del saludo inicial y estas son instancias donde todos (incluso los más escépticos) aprendimos un poco más de la vida del otro algo que parece tan trivial, pero que nunca llevamos a cabo y sin duda es esencial para forjar los cimientos del cómo nos vemos hoy como empresa y que es lo que pretendemos legar a las futuras generaciones.”

Sebastian Clericus – Socio Gerente INDRA

 

Soledad Clericus Foto

“La experiencia de realizar un Protocolo Familiar  fue especialmente positiva,  porque fue mucho más que lo que podrían haber sido unas cuantas reuniones con un buen resultado.

Desde mi apreciación tuvo factores de sorpresa y de optimismo, por ejemplo porque tuvimos un valioso espacio para reflexionar sobre nosotros mismos y sobre nuestro desempeño, esto me permitió ver virtudes en otros que en el día a día no había visualizado. Quedé con una visión alentadora de las mejoras que puede tener una familia empresaria que se conoce, se respeta y trabaja en conjunto. Fue una experiencia fácil que nos planteó pequeños y valiosos desafíos para el presente y para el futuro.

El sentido general de las sesiones fue conocerse, ponerse de acuerdo y describir lineamientos en la forma de manejo de la empresa familiar que queremos, quienes están hoy pensando su empresa para que las próximas generaciones puedan mantenerla y hacerla crecer. Dicho de otro modo, se establecen los puntos clave que colaboren con la estabilidad y proyección del negocio.

Es, según mi opinión, un proceso irremplazable e inaplazable para cualquier familia empresaria, dentro del cual el primer paso es hacer un Protocolo Familiar, ya que el real éxito será obtenido según la capacidad de los dueños de valorizar, respetar y revitalizar los acuerdos de manera permanente.

Para mí la experiencia fue en resumen: reflexión, reencuentro y comunicación. Fue también agradecer el legado recibido y asumir la tarea de todos los presentes de proyectar la empresa hacia el futuro”.

 Soledad Clericus Dinamarca – Socia Gerente INDRA

 

la fotoEn lo personal, si debo resumir la experiencia en 2 palabras, diría que fue sorprendentemente gratificante. Superó todas las expectativas, la verdad es que cuando decidimos embarcarnos en este proyecto no pensé nunca lo beneficioso que podía ser a nivel de fortalecer los lazos familiares, más allá del documento, que claramente nos servirá para las futuras generaciones, rescato lo que logramos acercarnos como familia, descubrir que tenemos más cosas en común de las que pensábamos, que hay intereses en común por los cuales luchar, lo que al otro le importa a mí también aunque sea de formas distintas y sobre todo poder decirnos lo que pensamos del otro con mucho respeto, aunque estas no sean cosas tan positivas, pero con el fin de mejorar y lograr los objetivos planteados como empresa y para perdurar en el tiempo.

Si bien es cierto nos falta mucho por crecer en cuanto a relaciones, siento que esto fue un gran y enorme avance, un punto de partida muy bueno y que debemos seguir aprovechando.

Gracias por todo Óscar, tu gestión facilitó enormemente las cosas, el crear el clima de confianza era base para poder lograr el acercamiento que logramos.

 Alejandra Clericus Jerez- Socia Gerente INDRA